• diariodealcobendas

La Alcobendas barrial y deportiva, por Eduardo Andradas

En la década de los ochenta y noventa del siglo pasado llegaba septiembre y los descampados o pistas se atestaban de balones y botas de fútbol. Míticos equipos como el CD Avenida, La Cabaña, El Dos de Mayo, Bodegas Alba, Isaac Albeniz, el Transradio, El Huracán, Peña Atlética Alcobendas o la “Julio Salinas”, albergaban nuestros campos de tierra. Más conocidos eran el Rosillo75 o el Atlético Chopera.





En los noventa fue el boom del fútbol sala. Equipos de vecindario, como el Racing Castilla, Los Ciclones, los AC/DC, el Euroasia, el Inter Alcobendas, el Rayo Zamora o la Casa Extremadura, daban patadas y chut en multitud de canchas hoy desaparecidas como las del Bachiller Alonso López, la de Galicia o la Rioja. Famosos fueron los campos del Sorli, del Maravillas o el “patatal” que se decía campo de futbol donde hoy es la Plaza Mayor de la localidad.


Míticos eran los Honorio (Del Avenida), Pedro (Dos de Mayo), Fausto (Peña Atlética), Lorenzo

(Inter Alcobendas) o Manolo (Racing Castilla), guerreros de las canchas y peleones en los

despachos de alcaldía. Esas figuras de reclutar unos niños de calle y hacerles equipo se

convirtieron en “instituciones populares”. También señalar a esos ediles pioneros del deporte

en el Ayuntamiento como Gabriel Sánchez Mora o Fernando Arnaiz, que modernizaron la

práctica deportiva y metieron a Alcobendas en el siglo XX en cuanto a esta disciplina.


De esos suelos Alcobendenses salió Óscar Molina, que comenzó en el Colegio 6 de Diciembre a dar al balón y que pasó por las categorías inferiores del Real Madrid y por el Mérida CF y un trágico accidente de tráfico nos lo arrebató en 1997. Otro grande, Mario Suárez, jugador del Atlético de Madrid y actualmente en el Rayo Vallecano siguen en la canchas de este país. Menos conocido como Sergio González, jugador del Real Madrid en sus equipos adolescentes, llegó a ser internacional con España en sub 16.


En esa época comenzaron las mujeres a ocupar los campos y a realizarse sus ligas de fútbol 11 y sala, no sin el menosprecio machista de muchos.


Esa Alcobendas, barrial, cercana, callejera y popular, fue diluyéndose. Encontró al principio

mucho apoyo en los Consejos de Barrio, entonces repartidos en 7 y era común ver a chavales

de clase obrera en donde en sus familias no tenía para llegar a final de mes, completamente

uniformados con sus camisetas, medias y pantalones cortos, con balones tango o aztecas. Esa ayuda por parte, de la institución cumplió el sueño de muchos niños y niñas que jugaban al deporte con piedras en aceras de tierra.


A parte de mi recuerdo, grato a aquella Alcobendas de barrios, aprovecho para recordar a

aquellos que desde la derecha local expanden el miedo “a los comunistas” y los desastres que pueden causar en el Consistorio. Traer la memoria de que aquella Alcobendas, llena de baches, socavones, fango y paramos mal acabados, el gobierno “social-comunista” que organizó el primer Ayuntamiento democrático de 1979, levantó polideportivos, terrenos de juego dignos, pistas de hockey (Parque de Aragón) o hasta una vez albergamos una de béisbol. En una ciudad donde no se tenía acceso a un balón o unas botas de fútbol de 6 tacos (eran las más caras), un Ayuntamiento les dio la posibilidad de practicar deporte a mucha de la infancia y la juventud de entonces sin tener que pagar por ello.

800x800-PPALCOBENDAS_Mesa de trabajo 1.jpg
Lechazo.gif