• Julio Gómez

Victoria Abril: la mala educación supera al arte

La actriz fue la única de los presentes en la rueda de prensa de los Premios Feroz que estuvo sin mascarilla. Nadie le dijo públicamente que se la pusiera


Esperpéntica, infumable y llena de falta de educación a los presentes. Así se puede calificar la aparición de la gran (ayer bastante menos) Victoria Abril en la rueda de prensa que dio este jueves en el auditorio Paco de Lucía de Alcobendas para celebrar su premio Feroz de honor. La actriz, en vez de dar una clase magistral de cine, se dedicó buena parte del acto a negar la gravedad de la pandemia y los datos numéricos llegando a calificar al virus como "coronacirco", entre otras muchas lindezas a las que no voy a dar pábulo.


Todo ello sin llevar la mascarilla en un sitio cerrado delante de los periodistas sentados en las butacas y, lo que es peor, a pocos metros del alcalde de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera, y de la presentadora María Guerra. Si llega a aparecer el mismísimo Fernando Simón por allí se tiene que tapar los ojos para no colapsar.



Es muy lícito que Victoria Abril crea que vivimos como borregos en un mundo falto de libertades por una enfermedad que no es para tanto. Cada uno puede pensar lo que quiera y hasta expresarlo públicamente. Lo que es inaceptable es su falta de educación hacia los presentes al no ponerse el elemento protector como sí llevábamos todos. Aunque sea solo por cortesía y no por evitar infectar a alguien, si no piensas en ello. A los medios nos enviaron días antes del acto un dossier con medidas preventivas frente a la COVID-19 que incluían entre otras cosas que "el uso de mascarilla es obligatorio en todo momento y en todos los espacios".


La organización y el resto de intervinientes en el escenario han quedado también muy mal


Debe ser que ese dossier no le llegó a la "diva". Eso o le ha invadido el espíritu de Miguel Bosé. Hay que reconocer que por lo menos Victoria Abril defiende mejor sus ideas que el cantante de "amante bandido". Al menos, se le reconoce su mérito.


La organización y el resto de intervinientes en el escenario han quedado también muy mal a nivel de imagen. ¿No pudieron el Alcalde o María Guerra decirle que se pusiera la mascarilla delante de todos para dejarle en evidencia? Se intuía un miedo interno de ambos para evitar un "pollo mediático" delante de los periodistas. Periodistas a los que la actriz incitó para quitarse la mascarilla a la hora de preguntar. Doy por supuesto que la organización en privado le insistió a Abril que debía cumplir las medidas. Mejor pensar eso a que le dejaron por imposible.


En público solo se han dedicado a realizar un comunicado en el que dicen no compartir sus opiniones y que en la gala de los premios del 2 de marzo se cumplirá el protocolo. ¡Solo faltaba! Hay quienes hablan de retirarle el premio. No lo comparto. Piense como piense la protagonista, su arte debe ser premiado.


También Victoria Abril fue cobarde en sus declaraciones, pese a no seguir el denominado "discurso único". Se dedicó a criticar las medidas sanitarias del gobierno de Macron de Francia (país que conoce bien) y no analizó las del ejecutico de Pedro Sánchez. Probablemente eso le salve de un posible veto en nuestro país por parte de la mayoría del sector cultural. Los cines, teatros o museos están haciendo un gran esfuerzo por evitar contagios y llevan la campaña #CulturaSegura por bandera, pero ¿quién se va a arriesgar a tener en una película a alguien que minimiza la pandemia?


¿Y si lo de ayer era un papel?


Todos estamos cansados no poder poder ver a nuestros seres queridos todo lo que nos gustaría o no poder viajar de vacaciones con seguridad. De ahí a negar la mayor de este presente oscuro es no conocer la realidad. Victoria, habla con sanitarios. A ver que te cuentan. Igual habría que recomendarle que pise una UCI Covid unos minutos y observe lo que ocurre. Lo mismo le sirve como método de interpretación de un nuevo papel.


¿Y si lo de ayer fue eso? Un mero papel para que se hable de ella otra vez. Lo ha conseguido con creces. Ya tiene los cañones a su persona. Y eso para una actriz es lo mejor del mundo. Seguro que hoy se está riendo de todos nosotros con la mascarilla de sombrero.


Julio Gómez. Redactor Jefe de Diario de Alcobendas







RETIRO.gif