• diariodealcobendas

"Maldita ingenuidad de ambición decorada", por Ramón Cubián

Anunciamos, repetimos, denunciamos y alarmamos hasta la saciedad que el desgobierno de Alcobendas es resultado de un zafio canto de sirena del partido sociolisto (…lista, …liste) en dominación casi impúdica de la tan ingenua como ambiciosa voluntad desnortada de los ediles naranjas, que les entregaron sus actas votadas por el centro derecha, para la mayor utilidad de la izquierda.



Ramón Cubián (PP Alcobendas)


Se dijeron por dos años cada uno en la alcoba de la reina, en la torre de alcaldía con las más vistosas vistas. Y Ciudadanos se vio en la ventana ensayando el saludo de la mano regia en gracioso gesto alcaldable… que el socialista les “promentía”.


Ingenuos prisioneros de un socio que les lleva dos años utilizando. Ingenuos ilusos que creían que su sumisión sería pagada con la alcaldía ansiada.


"Movió la silla a su compañero de viaje para que se diera con la crisma en la alfombra"


Pero ambición e ingenuidad… ¡qué mal se mezclan! Si de ingenuos todos buenos… buenos todos, hasta que la ambición se encuentra.


El socio -el listo- tenía sus propios planes. Movió la silla a su compañero de viaje para que se diera con la crisma en la alfombra, y emponzoñó a los socios ingenuos -al atento auditorio de las sirenas- augurando a unos y otros mejores metas entre ellos enfrentadas; seduciendo ambiciones menores, que las mayores ya estaban seducidas.


Jugada maestra. Tras dos años de desgobierno en pacto, la alcaldía permanece en las manos del trilero socialista, que sólo enseña la bolita de vivealcalde para que se alternen en fraticida lucha los de Arrimadas. ¿Dónde está la bolita? … y ahí se pegan los naranjas.


Sacrificado el que fuera vicealcalde, se augura el sacrificio del siguiente… y quién sabe si luego se provoque el de la tercera que, a río revuelto, el socialista sigue cantando cual sirena de voz ronca desde su trono inmerecido de alcalde que no cede. Disfrutando de las cuitas, las reyertas, las peleas de navaja mal disimuladas… que -¿dónde está la bolita?- él mismo diseña.


Y, entre tanto, Alcobendas para ellos olvidada.


MASTER-14-0524_JARAMA-10-ALCOBENDAS_300x300px.gif