• Manuel Rodríguez

La Red de Apoyo Vecinal Alcosanse el objetivo de devolver el sentimiento solidario del barrio

La asociación busca ayudar a los vecinos de Alcobendas y Sanse que más lo necesitan, pero con la unión de todos los vecinos


Entrega de juguetes y libros para el Día de Reyes


Algo que, quizá, se ha perdido con respecto a épocas pasadas, es el sentimiento de unidad vecinal. Un sentimiento en el que todos los vecinos arriman el hombro para ayudarse entre ellos en los momentos más complicados. Un sentimiento que genera unión y pertenencia hacia un distrito, un barrio o un pueblo. Desde la Red de Apoyo Vecinal Alcosanse creen que, en esta etapa tan difícil que está viviendo la sociedad, es necesario traer de vuelta esa solidaridad entre vecinos a Alcobendas y Sanse. Por ellos objetivo fundamental es llevar a cabo labores de ayuda hacia las personas que más lo necesitan, pero, sobre todo, generar una ayuda mutua entre vecinos a través de la red que han creado por ejemplo en Whatsapp.


Desde Diario de Alcobendas, hemos podido hablar con un miembro de la asociación para profundizar más en su trabajo y origen. Este miembro, Carlos Irizábal, cuenta como en pleno confinamiento justo hace un año, surgió la asociación. "La red surge gracias a un grupo de mujeres que decidieron en un principio ayudar a hacer la compra a las personas que no podían", añade Carlos. Tras esta iniciativa, observaron que la sociedad y, concretamente Sanse y Alcobendas necesitaban ir más allá. Por ello, como Carlos cuenta, decidieron montar esta red de apoyo vecinal para repartir alimentos a la gente con necesidades económicas, pero yendo más allá, trabajando en el tejido social.


La red vecinal trabaja en las dos localidades, son las mismas personas las que se encargan de un pueblo y de otro. Hasta el momento, a pesar de no ser mucha cantidad de personas, Carlos asegura que trabajan y funcionan bien. Lo que les falta es un local en el que poder almacenar alimentos, juguetes o para preparar simplemente las actividades y eventos que quieren realizar. Porque, además del reparto de alimentos, en un futuro no muy lejano quieren realizar diferentes cursos y actividades. Desde el punto de vista de la educación, buscan ayudar a los más pequeños. Su objetivo a largo plazo es el de hacer trabajo de intervención con psicólogos y educadores sociales. Por ello, también buscarán realizar proyectos de inserción laboral y reinserción social.


Realmente, la red, como el propio Carlos afirma, hace de todo. Lo que busca es simplemente ayudar, arrimar el hombro con los vecinos que lo necesiten y que estos puedan devolver la ayuda. No se basa en una ayuda, se basa en crear una cadena de apoyo con un sentimiento de pertenencia. Un sentimiento en el que las personas ayudadas puedan sentir que también ayudan y forman parte de algo. De hecho, según Carlos, algunas de las personas que reciben alimento porque lo necesitan, son las primeras que van a ayudar a repartirlo y demás.


Entre las iniciativas que tienen en mente, se encuentran las mencionadas anteriormente basadas en la educación y la inserción laboral. Para ello, necesitan un local. Poco a poco están recaudando dinero para ello. De hecho, el sábado 3 de abril han organizado una 'cervezada' junto a tres bares de Sanse y Alcobendas. En ella, quién quiera, podrá pagar 50 céntimos más por la cerveza que consuma que irán destinados a la red vecinal. Iniciativas de recaudación que después se emplearán en fines positivos. Su financiación es autónoma, ya que no reciben ninguna ayuda por parte del ayuntamiento de Sanse ni de Alcobendas. Según Carlos, estas ayudas no han sido ofrecidas, aunque tampoco las quieren. "Queremos seguir manteniendo nuestra autonomía y quedarnos con lo que nos importa, las personas", declara Carlos.


Por otro lado, con el propósito de generar solidaridad entre los vecinos de Alcobendas y Sanse, tienen un grupo de whatsapp con más de 200 vecinos. En él, cada vecino pide ayuda si la necesita y otros la ofrecen. Con ello, se quiere montar una pequeña red de apoyo entre todos los vecinos, que ya no depende de ninguna asociación, sino del propio sentimiento solidario de los vecinos. Lo que nació como un grupo de ayuda a personas que no podían salir a la calle durante el confinamiento, se ha convertido en una red de apoyo vecinal mutuo que quiere ir más allá de la ayuda común.

RETIRO.gif