• Diario de Alcobendas

Joaquín Echevarría: "Le dije a Inés Arrimadas que 'matara políticamente' a Aitor Retolaza"

Entrevista con el padre de Ignacio Echevarría. "Se dijo que el nombre de Ignacio para nombrar la instalación sería deshonrarla"

Joaquín Echevarría, padre de Ignacio, 'El héroe del monopatín'. Foto: Europapress

El pasado jueves tuvo lugar el pleno ordinario de abril de Alcobendas. En él, se votó el nombramiento del skatepark como 'Ignacio Echevarría. El héroe del monopatín'. El Gobierno lo rechazó y comenzó una polémica que ha acabado afectando al padre de Ignacio, Joaquín Echevarría. Diario de Alcobendas ha hablado con él para conocer su perspectiva de lo vivido en el pleno y de cómo se pudo politizar con una víctima del terrorismo como lo es su hijo, tras haber dado su vida por defender a varias personas con su monopatín en el atentado terrorista de Londres en el año 2017.


Pregunta: En primer lugar, ¿qué opina de lo que sucedió en el pleno de Alcobendas con respecto al homenaje de su hijo?


Respuesta: El pleno municipal fue una reunión desafortunada en la que se insultó a mi hijo Ignacio. Una concejal cuyo nombre no tiene la menor importancia, pienso que es irrelevante, se permitió decir que usar el nombre de Ignacio para denominar una instalación deportiva sería deshonrar esta instalación.


Al margen de que ignoro que pasaba por la cabeza de esa persona, creo que fue un insulto apoyado por el resto del equipo de gobierno, que en ningún momento defendieron la honra de Ignacio, y que el propio alcalde corroboró usando su voto de calidad para romper el empate y no se le diera ese nombre a la pista.


P: ¿Cómo se siente al ver que se está haciendo política con este tema?


R: En el fondo no me sorprende, ya cuando el concejal que hace la propuesta me contó su intención no tuve claro que fuera a ser aprobada. Dado que quien lo presentaba era un concejal no adscrito y no pertenecía un grupo numeroso de ese ayuntamiento. De hecho, me había ofrecido asistir a ese pleno y, de acuerdo con el concejal proponente, decidí no asistir.

La política debiera ser la más noble de las artes, porque de ella depende en gran medida el bienestar de los ciudadanos y en particular de los más desfavorecidos que carecen de medios para comprar ese bienestar con sus recursos.


Desgraciadamente en política de vez en cuando se infiltran oportunistas que no piensan más que en su bienestar. Lo que hizo el gobierno de Alcobendas en ese pleno no me quita en absoluto mi tranquilidad. Pero si los partidos que soportan a esas personas no los desautorizan, entonces para mí pasa a ser un asunto más grave. Porque los partidos con representación parlamentaria, para mí son importantes, y es necesario que el respeto y la ética esté presente en todas sus acciones.


P: Dijo usted en Twitter que no acudiría a ningún acto de homenaje durante este mandato.


R: Desgraciadamente en Twitter dije muchas cosas, si se buscan los tuit que borré se ve que dije una cosa y la contraria. El alcalde de Alcobendas al ver que se le estaban echando encima la redes sociales consiguió mi teléfono y me llamó y me convenció, tal vez por mi ingenuidad, de que se había aprobado la moción en su integridad y le dije y dejé escrito en Twitter que en ese caso iría al acto de rotular la pista de skate con Ignacio Echeverría como nombre.


"Begoña Villacís e Ines Arrimadas me llamaron para disculparse por el alcalde"


P: ¿Se sintió engañado por el alcalde de Alcobendas?


R: Sí, me sentí engañado y me sentí mal, porque me pareció que no había estado a la altura de ser el padre de una persona tan buena como mi hijo Ignacio, al dejarme enredar de esa manera.


P: ¿Ha recibido usted alguna llamada de disculpa o explicando lo sucedido por parte del gobierno de Alcobendas?


R: He recibido dos llamadas muy importantes para mí. La primera que me llamó fue Begoña Villacís, fue una conversación muy agradable que duró más de 20 minutos, que ella robó a su tiempo de ama de casa. En la que pudimos hablar de su familia y de la mía, para terminar, pidiéndome que disculpara al alcalde, que -en sus palabras- era muy buen chico. En mi agenda tenía su nombre como Inés Arrimadas, así de desastre soy a veces. Al día siguiente me llamó Inés Arrimadas, fue más difícil la conversación porque yo estaba en la calle y me tuve que meter en un portal para no tener ruido de los transeúntes. Tengo que decir que la actitud de Inés fue muy correcta y agradable, pero le dije que no podía olvidar esto, y que el único modo de que no corte relaciones con ese partido, al que le debo muchas atenciones con Ignacio y su familia era que “matara políticamente” al alcalde Alcobendas.

Sé que lo pude expresar de otras maneras, pero no quiero disfrazar la forma en que me expresé, porque yo al fin y al cabo soy una persona que anda por la calle y solo tengo una cierta visibilidad porque uno de mis hijos entregó su vida por salvar la de los demás, la de personas a las que no conocía, que pertenecían a nacionalidades y etnias completamente ajenas a la suya. Yo sé que no estoy a la altura de las circunstancias en las que me puso la vida. Por lo demás hasta el momento no he visto que ni el Partido Socialista Obrero Español ni Unidas Podemos haya desautorizado a sus representantes en el pleno que apoyaron la descalificación de la honra de mi hijo.


P: Muchos vecinos de Alcobendas sí que le han apoyado a través de las redes sociales.


R: Es cierto que en las redes sociales muchas personas apoyaron mi queja y me consolaron con sus palabras elogiosas hacia Ignacio y comprensivas hacia mi desconcierto, ante el insulto de decir que el nombre de Ignacio deshonraría una instalación deportiva.


Si es así, cae la deshonra en un campeonato de España que lleva su nombre, en multitud de instalaciones deportivas propuestas y acordadas por todos los partidos políticos importantes de España. También de multitud de reuniones de skaters de diferentes puntos de España que hicieron quedadas para homenajear a Ignacio.


Ignacio era una persona que practicaba varios deportes. El deporte era muy importante en su vida, aunque nunca haya sido un deportista de élite, ni se ganó nunca la vida con esa actividad. Más bien consumió parte de sus recursos en sus prácticas deportivas y la de otros, a los que transportó en su coche en viajes y hospedó en casas de su familia para que pudieran visitar distintas instalaciones de skate de España.


P: ¿Cuál podría ser el mejor homenaje para su hijo a nivel general?


R: A estas alturas yo creo que la ciudad de Alcobendas, en las que hay tantas personas que aprecian lo que hizo Ignacio como acto de bondad y generosidad, creo que se producirá el desagravio cuando este gobierno municipal pierda el poder, y una nueva corporación decida desagraviarlo con alguna atención, particularmente en un espacio público, tal vez culminada con una placa o con algún tipo de testigo que esté en una zona pública donde los viandantes puedan disfrutar de su recuerdo, como está materializado en la playa de San Juan en Alicante, que es tan visitado por tantas personas.


"Se permitió decir que usar el nombre de Ignacio para denominar una instalación deportiva sería deshonrar esta instalación"


P: Algunas personas no entienden la valentía de su hijo. Usted que le conocía a la perfección, ¿por qué pudo hacer algo tan noble como el de dar su vida por los demás?


R: Ignacio era un hombre que quería ser bueno, que quería perfeccionarse como persona tanto a nivel profesional como a nivel personal y particularmente ejercía esa intención portándose bien con los demás.


Lo único que hizo el día de su muerte fue defender a personas que estaban siendo asesinadas, sin importarle el color de su piel, ni pararse a pensar en su nacionalidad ni en su sexo. De las personas a las que defendió, hay dos policías británicos que salvaron su vida con la intervención de Ignacio, y hoy son héroes nacionales en el Reino Unido, reciban otra vez mi felicitación.


P: Por último, vemos que, en ocasiones, en la política se utilizan a víctimas del terrorismopara obtener algún rédito, ¿hay solución para que se respete a las víctimas y se preserve su memoria sin sacar beneficio alguno?


Sacar rédito de las situaciones es una tentación de los humanos, y resistir las tentaciones no siempre es fácil, si fuera así, no harían falta confesionarios y viviríamos en un Arcadia Feliz. Pero las organizaciones deben limitar las tentaciones de las personas que las integran y tomar medidas cuando las conductas sean excesivamente descaradas.

Podemos_Alcobendas-2.gif
banner_800x800_genérico.jpg
Banner-Kit-Digital.gif