• María Valverde

Impulso Participativo: "Los ciudadanos deben sentirse los jefes de los políticos y no al revés"

Entrevista a Rafael García Calvo, presidente de la asociación Impulso Participativo de Alcobendas

La asociación Impulso Participativo de Alcobendas en un debate preelectoral

Con motivo de las elecciones de Cataluña, Diario de Alcobendas ha entrevistado este domingo 14 de febrero a Rafael García Calvo, presidente de la asociación Impulso Participativo de Alcobendas. La asociación cumple una labor fundamental como es tratar de garantizar la participación ciudadana en todo tipo de decisiones que nos puedan afectar, sobre todo de carácter socio-político, con la consiguiente consecución de una democracia participativa real.


Pregunta. Lo primero, nos gustaría que nos explicaran cuál es exactamente su propósito, así como las funciones o actividades que realizan en esta asociación.


Respuesta. Queremos que los ciudadanos sean tenidos en cuenta para todo tipo de decisiones, mayormente de carácter socio-político, que les afecten o puedan afectar, trascendiendo de las periódicas convocatorias electorales y buscando la participación continua a todos los niveles.


Y como para tomar decisiones es vital estar informados, propiciamos charlas-coloquio sobre temas de amplio espectro (salud, educación, servicios sociales, vivienda, economía, medio ambiente…) tratando de contar con la participación y/o intervención de ponentes expertos.

En épocas electorales a nivel municipal y/o autonómico propiciamos y moderamos debates entre los candidatos de los distintos partidos. Al final de todas nuestras charlas-coloquio y debates, la intervención del público asistente está garantizada.


Nos centramos en actividades reivindicativas como ayudar a configurar reglamentos de participación ciudadana que garanticen la participación de los vecinos en todas las áreas, y se asegure la implementación efectiva de la poca democracia participativa que actualmente contienen. Cuando no ha sido así, hemos protestado enérgicamente al Pleno del Ayuntamiento.


P. Según afirman ustedes, intentan promover, entre otras cosas, la participación real de los ciudadanos en los ámbitos de decisión potenciando el desarrollo de la democracia participativa. ¿Creen que existe una democracia real en nuestro país?


R. En España existe una democracia representativa dentro de una monarquía parlamentaria que, si bien está mejor que Marruecos o Ucrania, o tiene algunos derechos más reconocidos que EE. UU., está por detrás del funcionamiento de los países nórdicos o de fórmulas de democracia directa como las de Suiza. Nosotros compartimos la petición de “democracia real ya” y mayor democracia económica que difundió el llamado movimiento 15M en 2011. Hay muchos ejemplos de tejemanejes que dejan en papel mojado los principios de la Constitución Española, empezando por la igualdad de todos los españoles.

P. También tratan de potenciar las capacidades de desarrollo ciudadano en el aspecto social y político, destacando la educación permanente en conocimientos y valores. ¿Creen que los ciudadanos tenemos una buena educación en materia de participación política? ¿Nos leemos los programas?


R. Existe una educación en valores por la que muchos ciudadanos dan apoyo a iniciativas con carácter socio-político, pero arrastramos una cultura que delega en otros actuar o tomar decisiones, a menos que nos reporte un beneficio directo, especialmente al bolsillo.


Nuestra cultura política viene bastante mediatizada por la historia familiar. La democracia llegó con un país ideológicamente partido en dos tendencias radicalmente distintas, pero con un común deseo mayoritario de avanzar en la democracia. Al no disponer de cultura democrática, durante mucho tiempo nuestra educación para la participación política se restringió casi únicamente a incorporarnos en un partido político como militantes, y eso, desde nuestro punto de vista, conlleva el ceñirse a unas directivas muy sectorizadas a la hora de tratar cualquier tipo de temas, así como entrar en juego de cierto gregarismo, siguiendo ciegamente las ideas e iniciativas ajenas, dependencias e intercambio de favores que en muchos casos hacen que la persona en cuestión no disfrute de todas sus posibilidades de discernimiento y reflexión.


Por nuestra parte, modestamente, nos gustaría poder compensar esos inconvenientes que, al fin y al cabo, repercuten en avanzar en el conocimiento y en poder defender los valores en que se cree.


En cuanto a los programas de los partidos, apenas son leídos salvo por quien le dedica tiempo al tema, pero en muchos casos la predisposición ideológica no les da esa oportunidad. Y no surgen de un debate real, sino de demoscopia y segmentación de los votantes, es como leer promesas publicitarias. El no haber participado de ninguna forma en su elaboración tampoco contribuye en su interés por ellos. Y por supuesto su reiterado incumplimiento.


P. El próximo domingo serán las elecciones en Cataluña y en la mayoría de las encuestas realizadas, la sensación general de los ciudadanos y ciudadanas es un sentimiento de cansancio, desesperanza y falta de ilusión por ir a las urnas. ¿Piensan que es una tónica que se extiende a todo el país?


R. Cansancio y falta de ilusión sí, y viene de la falta de debate más allá de “y tú más”. La tónica general en todo el país es la falta de democracia participativa y eso se nota en que las fuerzas políticas buscan profundizar en marcar diferencias sin que a los ciudadanos se les dé la oportunidad de profundizar en todo lo que les une sin que medien intereses, muchas veces de carácter individual, empresarial, supremacista…


Pero no desesperanza. Cataluña ha sido una zona de cierta difusión de presupuestos participativos con Barcelona como ejemplo de importancia, aunque la democracia participativa en su lectura más amplia solo se ha desarrollado con cierta continuidad a nivel regional en movimientos de izquierda.

P. También optan por establecer un lugar de encuentro y apoyo, independiente de las instituciones públicas, para la canalización de las inquietudes y reivindicaciones de los ciudadanos. ¿Creen que faltan espacios donde los ciudadanos podamos debatir sobre este tipo de asuntos entre nosotros e, incluso, con las propias figuras políticas?


R. Hay espacios tipo buzón de ideas y sugerencias, pero falta un espacio donde nuestra voz realmente cuente, donde los ciudadanos sientan que son los jefes de los políticos y no al revés.


Nosotros hemos tratado de establecer un espacio de encuentro para dar voz a nuestros conciudadanos que tengan inquietudes de carácter político o social y que buscan un canal distinto al institucional y/o de partidos políticos, deseando profundizar en las temáticas correspondientes. Siempre hemos dispuesto de unos puntos de contacto (a través de nuestro teléfono, e-mail, web) para que las personas interesadas pudieran contactarnos. Asimismo, disponemos de un espacio físico dentro de los ámbitos municipales reservados a asociaciones registradas en el municipio de Alcobendas.


En Alcobendas, al menos, no faltan espacios donde debatir. Hoy día existen los canales para acceder a ellos, fundamentalmente vía asociaciones. Sí hay un defecto de asociaciones, como la nuestra, que sin tapujos sea capaz de tratar cualquier tema político-social invitando a participar a defensores y detractores de lo que se trate.


P. Asimismo, hablan de una globalización donde prime el respeto a los derechos humanos y al medioambiente. ¿Podrían contarnos un poco sobre este tema?


R. La globalización neoliberal nos ha llevado no solo a no respetar el medio ambiente local, sino también a colaborar en la destrucción del planeta entero. O que tengamos cosas baratas a través de la explotación en terceros países. Esto por suerte lo han cogido por los cuernos gente joven como Fridays for Future, pero en el otro lado de la moneda cabe el riesgo del trumpismo.


Entendiendo la realidad de un mundo globalizado (fundamentalmente en los aspectos económicos y relacionales, dada la implantación universal de las nuevas tecnologías e Internet), nos preocupa que no se llegue a una armonía global en cuanto a derechos humanos, tanto en las áreas de sanidad y educación como en la de medioambiente. Ello nos ha llevado a contactar con organizaciones como Amnistía Internacional, Attac, etc., con los que hemos realizado charlas-coloquio para difundir reivindicaciones más perentorias y decisivas.


P. ¿A qué público está dirigida esta asociación?


R. Los temas que tratamos son de interés general a nivel popular (sobre Renta Básica, Calidad de vida, Vivienda…), pero indudablemente los ciudadanos de Alcobendas son los que se sienten afectados más directamente en muchos de ellos, como, por ejemplo, en los debates-coloquio preelectorales a nivel municipal.


P. Y, por último, ¿tienen algún proyecto en mente que nos puedan contar de cara a este año?


R. Nuestra reciente asamblea ha concretado realizar charlas-coloquio telemáticas relacionadas con Sanidad, Participación Ciudadana y Presupuestos participativos, Educación y Vivienda desde el punto de vista de Alcobendas, y presumiblemente serán telemáticas mientras dure el estado de alarma. Estamos abiertas a recoger toda clase de inquietudes y conseguir que se cambien las cosas a favor del ciudadano.


Para ponerse en contacto con la asociación, su e-mail es impulsoparticipativo.org@gmail.com y su Facebook es Impulso Participativo.

MASTER-14-0524_JARAMA-10-ALCOBENDAS_300x300px.gif