• Diario de Alcobendas

El Gobierno de Alcobendas derrocha más de 900.000 euros en una Zona de Bajas Emisiones

Artículo de opinión del grupo político Vox Alcobendas

Fernando Montenegro, portavoz de Vox Alcobendas

Las absurdas políticas energéticas que se han llevado a cabo en España durante los sucesivos gobiernos del PP y PSOE han dado como resultado una subida sin control de los precios de la energía que ha provocado un incremento general de la cesta de la compra.


Esta situación ha empeorado debido a la invasión de la Federación Rusa a Ucrania. Además, se ha solapado en el tiempo con la crisis que veníamos atravesando como resultado de la pandemia y de la nefasta gestión del Gobierno de España.


Todo esto está provocando graves dificultades a todos los españoles, especialmente a las familias más humildes. Desgraciadamente, el marco general económico va a seguir empeorando en los próximos meses.


Ante este panorama, cualquiera debe entender que las diferentes Administraciones: la Central, la Autonómica y la Local, -sobre todo esta última- tienen la obligación de apoyar a los ciudadanos buscando ayudarles a superar este entorno hostil.


Sin embargo, el gobierno PSOE-Ciudadanos de Alcobendas, ha decidido gastar 942.000 euros de los fondos del Ayuntamiento. Esta partida consiste en realizar una Zona de Bajas Emisiones en nuestra ciudad, al estilo de Madrid Central, sin razones científicas que lo avalen. En lugar de sacar adelante determinadas partidas para ayudar a nuestros vecinos, como por ejemplo dar subvenciones a autónomos y PYMES, la izquierda que gobierna en el Ayuntamiento sigue haciendo sus políticas a costa del bienestar de las familias y los vecinos del municipio.


Todo esto es consecuencia de una cascada de despropósitos que empezó, en primer lugar, con el programa de ayudas financieras a los Estados Miembros que la Unión Europea estableció entre una crisis y otra. Estos fondos, llamados “Next Generation UE”, se programaron más con un fuerte contenido ideológico que con objetivo de ayudas reales, ya que su destino debía ser “facilitar la transición ecológica, favorecer la transformación digital, fomentar la cohesión territorial y social y garantizar la igualdad de género”. En pocas palabras, sin sentido de apoyo a la economía real.


Esto lo agravó aún más el Gobierno de Pedro Sánchez, cuya primera acción con respecto a estos fondos ha sido lanzar un programa de subvenciones restringido y exclusivamente dirigido a que los ayuntamientos establezcan zonas de bajas emisiones.

Pleno de Alcobendas en el que se aprobó la Zona de Bajas Emisiones

A pesar de eso, en dos de los objetivos de los Fondos “Next Generation UE”, los que se refieren a fomentar la digitalización y la cohesión territorial, algunos ayuntamientos han conseguido presentar programas de mejoras efectivas para beneficiarse de ellos. Este no es el caso de Alcobendas, ya que el Gobierno ni lo ha intentado, reduciendo su esfuerzo a la exclusiva implantación de una Zona de Bajas Emisiones, con un claro sentido recaudatorio.


Si presentarnos a este programa de subvenciones fuera gratuito para el Ayuntamiento, lo que veríamos sería una falta de ambición y un coste de oportunidad por parte del Gobierno de PSOE-Ciudadanos en Alcobendas para conseguir otro tipo de ayudas, pero es que, lo que las bases de estas subvenciones hacen, es obligar a cada Ayuntamiento a financiar una parte, de tal manera que nos cuesta a todos los vecinos 942.000€ participar en este acto absolutamente político, de sumisión a intereses ajenos a nosotros y que nada aporta a nuestros ciudadanos en su día a día de levantar sus trabajos y negocios, y sacar adelante a sus familias.


Esto es aún más lamentable ya que, en el 2020, desde el Grupo Municipal de VOX se exigió dedicar subvenciones a autónomos y PYMES y que aprobaron en abril de 2021 y, aun así, no han sido capaces de ponerlas en marcha durante todo un año. Sin embargo, se han dado una prisa enorme, -menos de dos meses-, para sacar adelante el proyecto de engancharse a este inútil programa de las Zonas de Bajas Emisiones y a la instalación de un número incontable de cámaras para poder sancionar.


Queda claro que la prioridad de este gobierno no es apoyar a los vecinos sino gastar dinero público de forma sectaria e ideológica, en una demostración más de que los ciudadanos están al capricho de los políticos y no, como debería ser, que los políticos estén al servicio de los ciudadanos.


Para nosotros, en VOX, las prioridades son muy claras: no gastaremos ni un euro público en cuestiones ideológicas, -ni nuestras ni de nadie-, reduciremos el gasto político y eliminaremos gastos no esenciales para poder ofrecer los mismos servicios municipales bajando los impuestos.


Y siempre estaremos del lado de la economía real, con medidas de ayuda a los trabajadores por cuenta ajena, a los autónomos y las pymes, y nunca a perdernos en cuestiones globalistas que en nada interesan a nuestros vecinos y a su lucha y trabajo diario por su bienestar y el de sus familias


Por Vox Alcobendas

Podemos_Alcobendas-2.gif
banner_800x800_genérico.jpg
Banner-Kit-Digital.gif